¿Existe alguna reducción por la obtención de rendimientos del trabajo?

Efectivamente, la ley contempla determinadas reducciones por obtención de rendimientos del trabajo así como de determinados rendimientos de actividades económicas1, siendo éstas, básicamente, las siguientes:

  • Los contribuyentes con rendimientos netos del trabajo inferiores a 14.450 euros que no tengan rentas, excluidas las exentas, distintas de las del trabajo superiores a 6.500 euros, minorarán el rendimiento neto del trabajo en las siguientes cuantías:
    • Para contribuyentes con rendimientos netos del trabajo iguales o inferiores a 11.250 euros: 3.700 euros anuales.
    • Para contribuyentes con rendimientos netos comprendidos entre 11.250 y 14.450 euros: 3.700 euros menos el resultado de multiplicar por 1,15625 la diferencia entre el rendimiento del trabajo y 11.250 euros anuales.
  • El importe de las reducciones básicas citadas se incrementa en 2.000 euros adicionales (para los rendimientos del trabajo) para contribuyentes desempleados inscritos en la oficina de empleo que acepten un puesto de trabajo que exija el traslado de su residencia habitual a un nuevo municipio. Este incremento se aplicará en el período impositivo en el que se produzca el cambio de residencia y en el siguiente. Sin perjuicio de lo anterior, se establece un régimen transitorio por el cual aquellos contribuyentes que en 2014 apliquen el incremento de reducción por movilidad geográfica, en 2015 seguirán aplicando dicha reducción en los términos vigentes a 31 de diciembre de 2014, en lugar del nuevo gasto deducible por este concepto.(Disposición Transitoria  sexta LIRPF)
  • Para los trabajadores activos mayores de 65 años desaparece el incremento de la reducción por obtención de rendimientos del trabajo, sin que se establezca ningún gasto deducible por tal motivo (Modificación de los artículos 19 y 20 LIRPF).
  • La reducción adicional para las personas con discapacidad que obtengan rendimientos del trabajo como trabajadores activos o de actividades económicas se incrementa, en general, hasta los 3.500 euros anuales. Por su parte, la reducción incrementada para las personas con discapacidad que siendo trabajadores activos o que ejerzan de forma efectiva una actividad económica y acrediten necesitar ayuda de terceras personas o movilidad reducida, o un grado de minusvalía igual o superior al 65%, alcanzará los 7.750 euros anuales.
  • Como consecuencia de la aplicación de estas reducciones, los rendimientos del trabajo y de la actividad económica no podrán resultar negativos.

  1. Cuando se trate de rendimientos de actividades económicas, las reducciones serán aplicables en caso de que se cumplan los siguientes requisitos:
    • Que los rendimientos se determinen mediante el método de estimación directa (en el caso de estimación directa simplificada, la reducción será incompatible con la de gastos de difícil justificación).
    • Que todas las entregas de bienes o prestaciones de servicios se efectúen a una única persona física o jurídica no vinculada.
    • Que los gastos deducibles no excedan del 30% de los rendimientos íntegros declarados.
    • Que se cumplan determinadas obligaciones formales y de información.
    • Que no se perciban rendimientos del trabajo. No obstante, este requisito se entenderá cumplido aunque se perciban prestaciones por desempleo y prestaciones de Planes de Pensiones y similares siempre que su importe no supere los 4.000 euros. 
    • Que al menos el 70% de los ingresos estén sujetos a retención o ingreso a cuenta.
    • Que no se realicen actividades a través de entidades en régimen de atribución de rentas. En el caso de que no se cumplan los requisitos indicados, y siempre que las rentas no exentas sean inferiores a 12.000 euros, los contribuyentes podrán reducir su rendimiento neto en las siguientes cuantías:
      • Cuando la suma de las citadas rentas sea igual o inferior a 8.000 euros anuales: 1.620 euros anuales.
      • Cuando la suma de las citadas rentas esté comprendida entre 8.000,01 y 12.000 euros anuales: 1.620 euros menos el resultado de multiplicar por 0,405 la diferencia entre las citadas rentas y 8.000 euros anuales.


Compartir con:
Digg!Del.icio.us!Google!Live!Facebook!Technorati!Yahoo!Twitter!