Estoy interesado en un bien inmueble que va a salir a subasta y que tiene un ocupante. Me gustaría saber qué ocurre en el caso de que gane la subasta y no pueda echar al ocupante del inmueble

26 de marzo de 2014 

Estoy interesado en un bien que está a punto de salir a subasta. He hablado con la entidad que ejecuta y he acordado un precio de 250.000 para una cesión a terceros en la adjudicación y me gustaría saber qué pasa si una vez que nos la hemos ejecutado no puedo echar al ocupante de la vivienda, en este caso al ejecutado. También he leído que puedo solicitar la inspección del bien si estoy interesado en el mismo ¿no? Pero y si el ocupante se niega ¿qué puedo hacer?. ¿Como sé si se puede acoger a la ley 1/2013 sobre supuestos de vulnerabilidad  para suspender el lanzamiento?.


Con relación a las cuestiones que plantea, le hemos de trasladar las siguientes consideraciones:

En primer lugar, le hemos de indicar que no es posible responder con total precisión a su consulta por dos motivos, principalmente: de un lado, no conocemos todas las circunstancias del caso (por ejemplo, si las hipotecas garantizan créditos concedidos por la misma entidad, si están impagados los dos créditos, sólo uno, etcétera) y, de otro, cuál será la estrategia seguida por la entidad o entidades acreedoras, dentro de la amplitud de maniobra que permite la legislación, en atención a las concretas circunstancias que concurran en el proceso o procesos judiciales en marcha (valor del bien a efectos de subasta, que haya postores o no, que las pujas, en caso de concurrir postores, superen determinado importe con relación al valor de referencia de la subasta, la situación del mercado inmobiliario, etcétera).

Por otra parte, tampoco es posible “pactar” con la entidad acreedora los términos en que se llevará a cabo la ejecución hipotecaria, pues ésta llegará a término, conforme a un procedimiento legalmente reglado, en atención a múltiples circunstancias, entre ellas, como hemos indicado, que puedan concurrir a la subasta otros postores, o que la misma quede desierta.

El lanzamiento del propietario, puede resultar afectado por la aplicación de determinadas normas, como la Ley 1/2013, la cual suspende los lanzamientos, con carácter general, con relación a determinados deudores (los que se hallan en situación de especial vulnerabilidad), hasta mayo de 2015.

De acuerdo con las modificaciones de la Ley 1/2013, si, una vez anunciada la subasta, algún postor desea inspeccionar el inmueble podrá hacerlo, con el consentimiento del poseedor, que, si colabora con el Tribunal, podrá solicitar una reducción de la deuda de hasta un 2% del valor por el que el bien se hubiera adjudicado. Por tanto, el acceso al bien dependerá de la previa autorización del poseedor (sea propietario o no), el cual no podrá ser obligado a ello por el acreedor o por un tercero.

Por último, para conocer la situación en la que se encuentra el deudor, al igual que otros detalles del préstamo y de la garantía hipotecaria, será necesario que dicha información se la facilite, hasta donde sea posible, la entidad bancaria, o bien que Vd. comparezca ante el Tribunal ante el que se está siguiendo la ejecución.



Compartir con:
Digg!Del.icio.us!Google!Live!Facebook!Technorati!Yahoo!Twitter!