¿Cómo deben tributar unas participaciones preferentes heredadas y canjeadas posteriormente por efectivo y obligaciones?

10 de abril de 2014 

Mi padre compró en el año 2008 títulos de participaciones preferentes por un importe unitario de 6.000 euros cada una. Mi padre falleció en el año 2012 y en el dictamen de la herencia se deja constatado, que el valor de las participaciones preferentes el día de su fallecimiento era de 3.750 euros.

En el año 2013, acepté el canje que ofrecía el emisor de las participaciones preferentes a condición de percibir únicamente 97,5% del nominal. Una vez suscrito el canje, me entregan 3.000 euros en obligaciones del emisor de las preferentes, y 2.850 euros en efectivo.

Recientemente, he recibido el extracto fiscal bancario, y el borrador de hacienda y me encuentro con lo siguiente: según el borrador y el extracto bancario: hacen entender que compré participaciones preferentes por 3.750 euros (este precio, es el valor que tenían las preferentes a la muerte de mi padre), y que las vendí por 5.850 euros, es decir lo que nos dio el emisor por el canje de la preferentes al 97,5% de su nominal el año que la compró mi padre en el año 2008, y cuya composición son: 3.000 euros en obligaciones del emisor y 2.850 euros en efectivo.

Es decir, que el valor que tenían las preferentes al morir mi padre y según el testamento que estaban valoradas en 3.750 (sobre un valor de compra de 6.000), las equiparan, a como si las participaciones preferentes hubiesen sido "acciones" heredadas, y no derivadas de un canje y, por tanto, me aplican una fiscalidad a como si esas preferentes fuesen activos financieros de renta variable.

¿Es correcta la apreciación que hace Hacienda sobre, las participaciones preferentes que fueron heredadas (aunque tengan consideración de renta fija), y fueron canjeadas (no vendidas) por el importe del 95% de su nominal? 

Además, según el borrador y el extracto fiscal bancario, entiendo como si las preferentes las hubiese comprado por 3.750 euros (precio que valían a la muerte de mi padre) y que fueron vendidas por el importe del 97,5% de su nominal es decir, por 5.850, con el consiguiente rendimiento integro de (5.850-3.750= 2.100 euros). Como si hubiese ganado 2.100 euros (cantidad que no he visto en ningún momento en mis movimientos bancarios).

¿Es correcta la aplicación que hace Hacienda de estas preferentes heredadas?


Con respecto a su primera pregunta acerca de si es correcta o no la apreciación que hace la Agencia Tributaria al considerar el canje de preferentes como acciones de renta variable, le indicamos que en el apartado 2.b) de la disposición adicional segunda de la Ley 13/1985, de 25 de mayo, de coeficientes de inversión, recursos propios y obligaciones de información de los intermediarios financieros se establece que, «las rentas derivadas de las participaciones preferentes se calificarán como rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios de acuerdo con lo establecido en el apartado 2 del artículo 25 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio».


El artículo 25.2 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, establece que los rendimientos del capital mobiliario serán los siguientes:
«2. Rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios.
Tienen esta consideración las contraprestaciones de todo tipo, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, como los intereses y cualquier otra forma de retribución pactada como remuneración por tal cesión, así como las derivadas de la transmisión, reembolso, amortización, canje o conversión de cualquier clase de activos representativos de la captación y utilización de capitales ajenos.
(…)
b) En el caso de transmisión, reembolso, amortización, canje o conversión de valores, se computará como rendimiento la diferencia entre el valor de transmisión, reembolso, amortización, canje o conversión de los mismos y su valor de adquisición o suscripción.
Como valor de canje o conversión se tomará el que corresponda a los valores que se reciban».

Por tanto, como puede observar, el canje de las participaciones preferentes tiene la consideración de rendimientos del capital mobiliario a efectos del IRPF, por lo que la apreciación que hace la Agencia Tributaria es correcta.

En relación a su segunda pregunta, la ganancia de 2.100 euros que la Agencia Tributaria entiende como rendimiento íntegro obtenido por Vd. se deriva de la diferencia entre el valor de transmisión (que está fijado por el canje de las preferentes, y es de 5.850 euros) y el valor de adquisición, que será aquel que Vd. declaró en el Impuesto de Sucesiones y que por lo que Vd. indica, parece ser que es de 3.750 euros.



Compartir con:
Digg!Del.icio.us!Google!Live!Facebook!Technorati!Yahoo!Twitter!