¿Cuál es su naturaleza jurídica?

Este aspecto es fundamental, ya que la naturaleza jurídica determina que un instrumento financiero pueda ser radicalmente diferente de otro:

  • Por ejemplo, quien contrata un depósito de ahorro a plazo sabe que, en el momento del vencimiento, va a recuperar los fondos correspondientes de la entidad depositaria.
  • En cambio, quien suscribe acciones de una sociedad, si desea posteriormente recuperar su dinero, estará supeditado a que alguien desee adquirir las acciones, al precio que en ese momento rija en el mercado.

Por tanto, es esencial que, antes de contratar un producto, identifiquemos claramente cuál es su naturaleza y la función que cumple dicho producto. 



Compartir con:
Digg!Del.icio.us!Google!Live!Facebook!Technorati!Yahoo!Twitter!